Comunicado de Prensa

“DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER”
Este 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, este año 2020 el
tema es “Soy de la Generación Igualdad: Por los derechos de las mujeres”.
Para la Iglesia el papel de la mujer en nuestra sociedad es fundamental, no
quiere verlas limitadas sólo a las funciones domésticas, apoya su participación en todos
los derechos y obligaciones de la vida pública.
Estamos viviendo un cambio de época en la historia de la humanidad y la Iglesia
reconoce las nuevas relaciones sociales entre hombre y mujer e insiste en que es deber
de todos reconocer y fomentar la participación personal de la mujer en la vida cultural,
social, política, económica y eclesial. Apoya esta igualdad de méritos y derechos en su
semejanza con Dios y la igualdad de dignidad y vocación de todos los hombres: todos
los seres humanos son iguales ante Dios, y hemos de esforzarnos en reconocer esta
igualdad. No niega que actualmente existen grandes diferencias sociales y culturales,
pero establece que toda forma de discriminación en los derechos fundamentales
sociales y culturales de los seres humanos, bien sea por su sexo, raza, idioma o
religión, ha de ser abolida, ya que se opone plan  divino. Considera también
equivalentes las actividades de ambos, ya sean encaminadas a dar valor y sentido a la
vida, como las dedicadas a procurar los medios de subsistencia. Argumenta que, tras
las exigencias actuales, hay una necesidad plena y profunda de las personas y de los
grupos para alcanzar una vida libre, tal como corresponde a la dignidad humana.
Aprovechemos este Día Internacional de la Mujer para favorecer la dignidad,
valoración y reconocimiento de todas las mujeres por su papel fundamental en la
sociedad y su igualdad con el hombre y en su desarrollo íntegro como persona.
Erradiquemos en la sociedad y en la Iglesia la violencia contra las mujeres, y
sigamos favoreciendo su desarrollo familiar, social, cultural, político y religioso. Todos,
busquemos que las mujeres tengan mejores condiciones de vida, sean escuchadas,
respetadas y amadas, y se tomen en cuenta para transformar nuestra realidad, pues
ellas son la mejor expresión de ternura y cariño, que tanta falta hace en nuestro mundo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *